Canto de entrada

De la Enciclopedia Cecilia

Saltar a: navegación, buscar


Contenido

INTRODUCCION

Es la primera expresión de fe, de unidad, del sentido de la celebración y de la alegría de hermanos que se encuentran entre ellos y con su Padre Dios. La liturgia es celebrada por un pueblo, el pueblo de Dios, cada uno y todos participan según su función propia. Pertenece al pueblo, que en este momento, manifiesta su fe y sus alegrías.

El actual Salmo o Canto de Entrada es producto de la evolución de la Liturgia. En tiempos de San Agustín y de San Juan Crisóstomo, la Misa empezaba directamente después del saludo del Obispo con las lecturas, ya que no se encontraba elaborada la parte de los Ritos Iniciales. Pero pronto se sintió la necesidad de dotar a la Misa con un pórtico que dispusiera mejor los corazones para su celebración. Fue así como se introdujo el "Salmo de Entrada" con su antífona. Su finalidad desde aquel entonces acompañar la procesión de entrada.

El "Ordo Missae" de nuestro Misal romano dice al respecto:

“ ...todo lo que precede a la Liturgia de la Palabra (los ritos iniciales) tiene el carácter de exordio, introducción, preparación. La finalidad de estos ritos es hacer que los fieles reunidos constituyan una comunidad y se dispongan a oir como conviene la Palabra de Dios y a celebrar dignamente la Eucaristía.” [1]

Y más específicamente:

“ Reunidos el pueblo, mientras entra el sacerdote con sus ministros, se da comienzo al canto de entrada. El fin de este canto es abrir la celebración, fomentar la unión de quienes se han reunido y elevar sus pensamientos a la contemplación del misterio litúrgico o de la fiesta, introduciendo o acompañando la procesión del sacerdote y ministros”.

El cántico de entrada, por tanto, invita a la gente a entrar al Templo y crea una atmósfera de celebración. Debe iniciar tan pronto el sacerdote, sus ministros y lectores están listos para entrar, justo al terminar de leerse la monición de entrada (si es que hay). El cántico debe terminar tan pronto el Sacerdote esté listo para iniciar la celebración. En este punto, lo importante es no prolongar innecesariamente el canto, haciendo esperar mucho tiempo al sacerdote. En caso de ser necesario, unos segundos de cortesía para terminar la estrofa ya empezada son de sentido común y muy convenientes.

¿QUIEN ENTONA EL CANTO DE ENTRADA?

Este canto facilita la participación de todo el pueblo (no es un canto sólo del Coro que es escuchado por la Asamblea). Se recomienda que todos los asistentes lo sepan, al menos la parte que llamamos “coro”. La labor correcta de todos los músicos en ese momento será lograr que toda la Asamblea cante el canto de entrada, si lo logran: “están haciendo lo que deben hacer”.

¿COMO SE CANTA EL CANTO DE ENTRADA?

Se debe cantar con alegría, jubilo y entusiasmo, por que así lo requiere el momento litúrgico de la celebración que ya dio inicio. El canto de entrada debe ser alegre y jubiloso exaltando la llegada al templo. Se hace la excepción durante el tiempo de CUARESMA donde todos los cantos incluyendo al canto de entrada deberán ser entonados con meditación y delicadeza. Es preciso ser congruentes con lo que cantamos y vivimos. Los músicos litúrgicos deben acompañar correctamente el momento litúrgico que se esta celebrando.

¿CUANDO DA INICIO EL CANTO DE ENTRADA?

Cuando el responsable de la monición hace la invitación y al iniciar la procesión hacia el altar, o cuando el sacerdote así lo indique. Antes, el responsable de la monición ha presentado al celebrante, movimiento o comunidad litúrgica y coro que acompaña.

¿CUANDO FINALIZA EL CANTO DE ENTRADA?

Cuando el sacerdote después de la procesión ya se encuentra frente al altar. El canto de entrada no deberá de prolongarse más allá de la estrofa o coro inmediato a la llegada del sacerdote al altar.

RECOMENDACIONES PARA ELEGIR EL CANTO DE ENTRADA

1) De todos los cantos disponibles, habremos de seleccionar los que tengan un carácter procesional y separarlos. Es decir, los que hablen de caminar, peregrinar, subir, andar juntos como Iglesia, en unidad, que hablan de ir a la casa del Padre, de llegar al altar, de ponerse en marcha, de avanzar, de levantarse y continuar.

2) Revisarlos para ver si tienen un toque de entusiasmo, energía y jubilo para animar y cumplir con el fin de la procesión. Aquí también debes revisar tu corazón, si de verdad sientes ese gozo y ese deseo de caminar en unidad.

3) Revisar si todos estos cantos ya los conoce la comunidad, para que puedan cantarlos todos los celebrantes. Y si no los canta, con honestidad aceptar que tu labor y desempeño como músico en la misa “anda mal”.

4) Nunca cantes sólo: tú o tu coro.

5) Todos los cantos deberán ser de acuerdo al Tiempo Litúrgico que se esta viviendo: Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua, Pentecostés, Tiempo Ordinario.

6) Si se canta el canto de Entrada, un lector recitara la antífona que aparece en el Misal. De lo contrario, lo hará el mismo sacerdote después del saludo.

FUNCIÓN DEL CANTO DE ENTRADA

El canto de entrada:

  • Congrega a la comunidad.
  • Rompe con la vida ordinaria y crea el ambiente necesario para dialogar con Dios.
  • Acompaña la procesión de entrada hasta el final, es decir, hasta que el sacerdote llegue a la sede.
    • Si es una misa incensada, se canta hasta que el sacerdote llegue a la sede.
  • Debe tener relación con el tiempo litúrgico o la fiesta que se celebra.
  • Debe facilitar la participación de todo el pueblo, promoviendo así la unidad.
  • Ordinariamente debe ser un canto en el que tome parte la Asamblea. La práctica de que éste canto le sea confiado únicamente al Coro debe justificarse por auténticos motivos Pastorales. En tal caso es conveniente exhortar a la Asamblea a la escucha atenta y a la unión interior con lo que está entonando el Coro.

CRITERIOS DE SELECCIÓN

Un buen canto de entrada es aquel que por su texto y melodía adecuada a éste contribuye a conseguir la doble meta de avivar la conciencia de comunidad de creyentes y prepararlos a participar de la Mesa de la Palabra y de la Eucaristía.

El canto de entrada no es un rito en sí mismo. Su carácter es funcional ya que acompaña al rito de la procesión de entrada, lo embellece, lo enmarca y establece la pauta y ambiente adecuado para toda la celebración. Debe tener más carácter de marcha, de himno, que de meditación.

Para su ejecución hay varias posibilidades:

  • Himno estrófico con estribillo
  • Himno estrófico cantado por todos
  • Salmo con antífona-respuesta

Un arquetipo actual del canto de entrada es el canto "Qué alegría cuando me dijeron" de Miguel Manzano:

  1. Su texto es el Salmo 121 (122)
  2. Ese Salmo nos habla de la entrada del pueblo a la Ciudad Santa de Jerusalén, lugar privilegiado de encuentro con Yahvé para Israel. Se da entonces una conexión teológica ideal, que eleva el pensamiento de la Asamblea (Signo de la Iglesia y Nuevo Israel) al gozo de entrar en la Casa de Dios y de estar en su presencia.
  3. La música es festiva, sencilla, adecuada al sentido del texto. Pareciera más conveniente su uso durante el Tiempo Ordinario, o de manera especial en las celebraciones de la dedicación de alguna Iglesia.

En el caso de las "Misas con niños", un buen ejemplo de un cántico de entrada es "La Misa es una fiesta" de Cesáreo Gabaráin.

CONSEJOS PRÁCTICOS

  • Entonar con claridad la parte del pueblo. Es conveniente siempre un ensayo previo.
  • No cambiarlo con demasiada frecuencia. Es conveniente sostener el mismo durante un tiempo razonable para que la Asamblea logre retenerlo ya como repertorio.
  • Calcular su duración hasta que todos los ministros lleguen a su sitio.
  • Estar atentos para “reactivar” su entonación por parte del pueblo.
  • No omitirlo aún cuando se haya tocado una ambientación instrumental organística. Marcha Nupcial aprobada v. gr.

Notas

  1. IGMR 24

Referencias

Herramientas personales