Gloria in Excelsis Deo

De la Enciclopedia Cecilia

Saltar a: navegación, buscar


Escribiendomusica.png Este artículo es, por ahora, sólo un esbozo. Ampliándolo, ayudarás a mejorar esta Enciclopedia.



Gloria in Excelsis Deo es la gran doxología (hymnus angelicus) de la Misa. Comienza con las palabras cantadas por los ángeles anunciando el nacimiento de Cristo (Lucas 2,14). A estas palabras se les fue añadiendo otros versos fruto de la inspiración poética de las comunidades cristianas primitivas, creándose así la doxología. No es un canto presidencial: es un canto de la asamblea.

Se canta todos los domingos y en las solemnidades así como en algunas celebraciones especiales (Fiesta Patronal por ejemplo.) Ocurre después del Señor ten piedad y antes de la oración de apertura. Se omite durante los tiempos de Adviento y Cuaresma, en los funerales y Misas in memoriam.

La forma de cantarlo frecuentemente comienza con la llamada a la oración realizada por el cantor o el celebrante, quien entona "a cappella" el primer verso "Gloria a Dios en el cielo" , seguido por el resto de la asamblea y el coro que se suman al canto.

Contenido

Texto del Gloria

Latín

Gloria in excelsis Deo,
et in terra pax hominibus bonae voluntatis.
Laudamus te,
Benedicimus te,
Adoramus te,
Glorificamus te,
Gratias agimus tibi propter magnam gloriam tuam,
Domine Deus, Rex caelestis, Deus Pater omnipotens.
Domine fili unigenite, Jesu Christe,
Domine Deus, Agnus Dei, Filius patris,
Qui tollis peccata mundi, miserere nobis.
Qui tollis peccata mundi, suscipe deprecationem nostram.
Qui sedes ad dexteram Patris, miserere nobis.
Quoniam tu solus sanctus,
Tu solus Dominus,
Tu solus Altissimus, Jesu Christe,
Cum Sancto Spiritu in gloria Dei Patris. Amen.

Español

Gloria a Dios en el cielo
y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria te alabamos,
te bendecimos,
te adoramos,
te glorificamos,
te damos gracias.
Señor Dios, Rey Celestial,Dios Padre todopoderoso.
Señor, Hijo único, Jesucristo.
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre.
Tu que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros;
tu que quitas el pecado del mundo, atiende nuestras súplicas.
Tu que estás sentado a la derecha del Padre,ten piedad de nosotros.
Porque sólo tú eres Santo,
sólo tu Señor,
Sólo tú Altísimo Jesucristo,
con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén

Historia

Es un himno antiquísimo, se dice del siglo II, pero que en un principio no estuvo pensado para la Eucaristía, sino como canto de oración matutina. Su origen es seguramente oriental. Su presencia al principio estaba prevista sólo para la misa de Nochebuena hacia el siglo IV. Esto se entiende en razón del principio de su texto que es el canto angelical que anunciaba el nacimiento del Mesías. Hacia el siglo VI se le encuentra presente en las ocasiones especiales en que presidía el Obispo, los Presbíteros solamente podían cantarlo en ocasiones muy solemnes o el día de Navidad (siglo VII).

Su generalización a todos los Domingos y días de fiesta, y presidiendo indistintamente el Obispo o un Presbítero se verifica hacia principios del siglo XI. Siempre fue omitido en los tiempos de tono penitencial como son el Adviento y la Cuaresma.

En efecto, es antiquísimo que hay citas de él o versiones de su texto ya en el s. IV. No es raro encontrarlo en manuscritos bíblicos como apéndice a los salmos. Por ejemplo en el Codex Alejandrino de la segunda mitad del s. V. A comienzos del s. VI ya tiene un lugar establecido en la Misa del Rito Romano. Y muy a menudo es llamado gran doxología (glorificación).

Este venerable y antiquísimo himno consta fundamentalmente, como todo canto, de una letra y de una melodía. La melodía puede variar. A lo largo de los siglos se ha cantado el Gloria de innumerables modos: las melodías gregorianas, las polifonías del clásico y del barroco, etc., y ahora se debe buscar siempre algo más digno y bello.

Litúrgicamente el Gloria prepara a la comunidad suscitando en ella actitudes de alabanza y de súplica. En IGMR 31 se nos dice ... la Iglesia congregada en el Espíritu Santo glorifica a Dios Padre, al Cordero y le presenta sus súplicas... Su contenido es poético, sustancioso, y su lirismo y ritmo semántico admiten un tratamiento musical creativo, amplio, rico.

El Gloria es un canto que es un rito en sí mismo. Debe cantarse en las celebraciones que lo prescriben. Se recomienda que el pueblo intervenga en su realización, al menos con una respuesta sencilla, aunque lo ideal es que lo cantase completo. La melodía por tanto deberá ser hermosa y accesible al pueblo.

Uso actual en la Santa Misa

El Gloria se canta en las siguientes Misas: sábado despues de las 5 PM, en la Santa Misa Dominical y en celebraciones especiales. No se canta durante la Cuaresma, el Adviento y ni en Misas entre semana sin celebraciones especiales.

Este himno no puede ser reemplazado por otro canto de alabanza, sino que debe mantenerse la letra que viene en el Misal (Oración del Gloria), ya que se trata de uno de los más hermosos textos de la Iglesia primitiva.

El contenido del texto deberá hacer alusión y glorificar al: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

El mejor texto para componer el Himno del Gloria es el texto de la oración misma. Es de suma importancia que lo conozca toda la Asamblea y que sea cantado a viva voz.

Existen formas de cantar este Himno sin mutilarlo ni alterarlo, y vale la pena adoptarlas o componer nuevas e incluso recitarlo debidamente. En ningún caso adoptar un canto que aunque en su letra diga “Gloria” no tiene nada que ver con este Himno. Ejemplo: Gloria, Gloria Aleluya …

  • Respetar íntegramente el texto del Gloria.
  • No usar en su lugar alabanzas trinitarias diferentes en su texto, y menos algún canto popular solo porque contiene en su letra la palabra Gloria. (Véase también: Apologética)

Puntos de atención

  • El Gloria, al igual que "Luz gozosa " y la primera parte del Te Deum, es un himno del siglo II. El hecho de que los cristianos canten estos himnos desde hace dieciocho siglos merece veneración y respeto.
  • Habrá que evitar hacer de este himno un canto más.
  • Habrá que evitar también hacer de él un gran trozo de concierto que se escucha estando sentados.
  • Aunque está previsto también que pueda ser recitado por todos o alternadamente (ver OGMR 31), no hay que olvidar que es un himno hecho para ser cantado.
  • El "Gloria" puede ser entonado, ya sea por el sacerdote, ya sea por el animador de los cantos o por el coro, ya sea directamente por la asamblea misma (ver OGMR 87).


UN BUEN RESUMEN DE NUESTRA HISTORIA DE SALVACIÓN

El Gloria empieza con el canto de los ángeles, y sigue con una serie de alabanzas al Padre, para pasa después a alabanzas de Cristo, intercaladas con súplicas al mismo, y concluir con una doxología trinitaria.

a) El canto de los ángeles, tomado de Lc. 2,14, da nombre al himno: “Gloria a Dios en el cielo...” Este inicio se puede pensar como dividido en dos pensamientos: gloria a Dios y paz a los hombres. O bien, como prefieren en sus explicaciones varios Padres orientales, en tres: a Dios, gloria en el cielo; en la tierra, paz; y a los hombres, buena voluntad

b) A continuación cantamos alabanzas al Padre. Una alabanza que se fija más en Dios mismo que en los favores recibidos de Él.

c) Sigue la alabanza a Cristo. Aquí se suceden los nombres o títulos dirigidos a Cristo: “Señor Hijo único, Jesucristo; Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre”. A los títulos les sigue una letanía de súplicas precisamente porque estamos convencidos del Señorío de Cristo le podemos dirigir confiadamente nuestra petición de ayuda. Finalmente dirigimos a Cristo más alabanzas: “porque sólo Tú eres Santo...”

d) Todo concluye con una doxología, breve pero densa: “con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre”.


Versiones cantadas

Versiones impugnadas

Muchos sacerdotes y comunidades pueden objetar composiciones que no sigan el texto litúrgico. Aunque existe la tendencia muy difundida a sustituir el Gloria por himnos que contengan la palabra Gloria, debe consultarse con el celebrante antes de utilizarse un canto de este tipo. Entre los que pueden causar objeciones se encuentran:

  • Gloria de la Misa Salvadoreña. Aunque sí puede usarse de canto de entrada.
  • Gloria de la Misa Popular Nicaragüense.
  • No sé como alabarte de Kairoi.
  • El canto carismático Gloria a Dios también conocido como "A Él le sea la Gloria".
  • Ahora es Tiempo de Alabar del grupo Maranatha.

Referencias

Herramientas personales