Himno del XLVIII Congreso Eucarístico Internacional

De la Enciclopedia Cecilia

Saltar a: navegación, buscar


Musical note mini.png    Datos de la canción
Título: Himno del XLVIII Congreso Eucarístico Internacional
Autor(es): Gabriel de Jesús Frausto Zamora (estribillo)
Fr. Rufino María Grández OFM (versos)
Derechos de Autor:
Contribuciones: Coral Mesina (música)
Año de publicación: 2004
Licencia:

El Himno del XLVIII Congreso Eucarístico Internacional fue el himno oficial del Congreso Eucarístico Internacional celebrado en Guadalajara, México del 10 al 17 de octubre de 2004. El lema del congreso fue "La Eucaristía, luz y vida del nuevo milenio".

El congreso marcó el comienzo del Año de la Eucaristía. Juan Pablo II explica en su carta apostólica Mane Nobiscum Nomine (Quédate con nosotros, Señor) los detalles de este acontecimiento:

... he invitado a la Iglesia a reflexionar sobre la Eucaristía... he considerado que sería de gran ayuda, precisamente para lograr este objetivo, un Año entero dedicado a este admirable Sacramento.

... el Año de la Eucaristía abarca desde octubre de 2004 a octubre de 2005. Dos acontecimientos me han brindado una ocasión propicia para esta iniciativa, y marcarán su comienzo y su final: el Congreso Eucarístico Internacional, en programa del 10 al 17 de octubre de 2004 en Guadalajara (México), y la Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se tendrá en el Vaticano del 2 al 29 de octubre de 2005 sobre el tema «La Eucaristía: fuente y cumbre de la vida y de la misión de la Iglesia».

{{#if:Juan Pablo II, Mane Nobiscum Nomine|

—Juan Pablo II, Mane Nobiscum Nomine{{#if:|, {{{3}}}}}

}}


Durante la procesión del Santísimo Sacramento el jueves 14 de octubre por las calles de Guadalajara en el Congreso Eucarístico, se estimó que la participación de feligreses fue de aproximadamente un millón y medio de personas.

Lírica

Logotipo del XLVIII Congreso

Gloria a Ti, Hostia santa y bendita,
sacramento, misterio de amor;
luz y vida del nuevo milenio,
esperanza y camino hacia Dios. (2)

Es memoria Jesús y presencia, es manjar y convite divino,
es la Pascua que aquí celebramos, mientras llega el festín prometido.
¡Oh Jesús, alianza de amor, que has querido quedarte escondido te adoramos,
Señor de la Gloria, corazones y voces unidos!

Nos invita Jesús a su cena, a sentarnos con Él, como hijos;
Él bendice y da gracias al Padre, y a nosotros nos junta consigo.
¡Acudamos, hermanos, sin miedo, perdonados, humildes, contritos
a esta fiesta que a todos nos une, disfrutemos el pan compartido.

Al banquete que Dios nos regala vengan pobres, enfermos, tullidos,
que en la mesa que el Hijo preside los humildes serán preferidos.
¡Oh Jesús, Evangelio del Padre, del Espíritu Santo el Ungido,
al unirnos a ti que te entregas, con los hombre queremos unirnos!

Cada vez que comemos del Pan y del Cáliz bebemos el Vino,
anunciamos que un mundo más bello se prepara y construye con Cristo.
¡Oh Jesús, sacramento viviente, y semilla del Reino traído,
desde el Santo Misterio en que habitas haznos fuertes y fieles testigos!

Mar adentro en el nuevo milenio, naveguemos con Él sin peligro,
que en el cielo intercede y nos ama, Sacerdote por todos los siglos.
¡Oh Jesús inmolado en la cruz, mediador, oblación, sacrificio,
por tu Sangre eres paz de los hombres y promesa de nuestro destino.

Una Madre escogida en la Tierra engendró de su cuerpo a este Hijo,
y al Misterio pascual fue asociada por la Gracia de Dios Uno y Trino,
¡Santa Virgen María, agraciada, esperanza del hombre afligido,
tú nos llevas con mano amorosa al abrazo y encuentro con Cristo.

Referencias

Herramientas personales