Jubilate Deo

De la Enciclopedia Cecilia

Saltar a: navegación, buscar


Escribiendomusica.png Este artículo es, por ahora, sólo un esbozo. Ampliándolo, ayudarás a mejorar esta Enciclopedia.


Controversia.gif

No es neutral
Este artículo no sigue los criterios de neutralidad de Cecilia.
Ayúdanos mejorando este artículo.
Puedes hacer sugerencias en la página de discusión del artículo.

Poco después del Vaticano II había una gran cantidad de personas trabajando para producir cantos para la Misa. Obviamente, componer para la Misa estaba de moda, muchas cosas nuevas, había muchos cantos y había de todo. Unos buenos, unos malos, unos muy aburridos, otros demasiado ruidosos, unos muy difíciles y estaba la duda cuáles serían los ideales.

El 14 de abril de 1974 el Santo Padre Pablo VI decidió marcar la pauta. Para aclarar las cosas, le regaló a los obispos y superiores de órdenes un cuadernito con unos cantos que ejemplificaban lo que recomendaban los últimos documentos.

Un examen superficial permite verificar que los cantos fueron cuidadosamente escogidos (me imagino que por los expertos del Vaticano) para ser sencillos de cantar y muy hermosos. No contienen saltos difíciles y los rangos no son muy amplios y por lo tanto no son complicados para la congregación. De esta forma el repertorio es ideal para usarse en las parroquias.

De hecho, Pablo VI estaba tan confiado de su material que sugirió que las conferencias episcopales buscaran la mejor manera de difundirlos y enseñarlos al pueblo. Además, como una provocación adicional, le quitó las restricciones propias del copyright y en la carta introductoria invita a copiarlo.

Referencias

Enlaces externos

Herramientas personales