La música en la Misa

De la Enciclopedia Cecilia

Saltar a: navegación, buscar

La música en la Misa, como canto sagrado unido a las palabras, forma parte de la liturgia solemne. Sin embargo, la función de la música es ministerial: debe servir y nunca dominar.

Contenido

Estructura de la Misa

La Misa está compuesta por la Liturgia de la Palabra y la Liturgia de la Eucaristía. Estas dos partes están tan estrechamente asociadas que forman un solo acto de culto.

La Liturgia de la Palabra es un diálogo entre Dios y su pueblo. De ahí la importancia de las intervenciones participativas de la Asamblea, que expresa su respuesta al Dios que se le manifiesta.

Liturgia Eucarística se inicia con la Presentación de los Dones, para posteriormente pasar a la Plegaria Eucarística. Culmina con el rito de Comunión.

Además, la Misa tiene ritos introductorios y conclusivos que son secundarios.

Música en la celebración

Al entender el ritual de la Eucaristia y de la liturgia es mas facil saber si nuestros cantos son adecuados para el mejor acompañamiento de la misma.

En promedio se ejecutan alrededor de 10 cantos. La cantidad oficial de cantos depende de varios factores:

  • tipo de liturgia (Misa dominical, sacramental, etc.)
  • el tiempo litúrgico
  • del tiempo establecido de la duración del servicio
  • preferencias del celebrante
  • del lugar o region donde se encuentren para la ejecucion de los cantos apropiados

Las partes cantadas de la Misa

Canto de entrada

Procesión de Entrada
Artículo principal: Canto de entrada

El cántico de entrada es para invitar a la gente a entrar al Templo. Por lo regular es una marcha de carácter alegre y festivo (salvo en cuaresma) que inicia tan pronto el Sacerdote, sus ministros y lectores están listos para entrar, justo al terminar de leerse la monición. El cántico debe terminar tan pronto el Sacerdote esté listo para iniciar la celebración.

Señor ten piedad

Artículo principal: Señor ten piedad

Su nombre original es Kyrie Eleison, y es un canto para pedir perdón. Las composiciones incluirán siempre la fórmula Señor ten piedad dos veces al iniciar y dos veces al terminar, y Cristo Ten Piedad (2 veces en medio), algunas composiciones manejan letra adicional.

De cantarse el Gloria, es inmediatamente después de terminar el "Señor ten piedad".

  • Este canto es una invocación a Cristo, Salvador nuestro, a quien pedimos se apiade de nosotros, reconociendo su Señorío.
  • Es necesario que el dirigente esté atento a la fórmula que el sacerdote emplee en el acto penitencial, ya que, debido a que existen varias fórmulas, una de ellas ya la incluye, y por tanto no se canta.
  • Debemos cantarlo todos, ya que es un canto donde los fieles aclaman al Señor y piden misericordia.
  • En los últimos años, la Liturgia nos pide que se elimine la fórmula “de nosotros”.

Gloria

Artículo principal: Gloria

El Gloria es un himno del siglo II con el cual la Iglesia, reunida en el Espíritu Santo, alaba al Padre y suplica al Hijo, cordero y mediador. Cuando se canta es un canto alegre y majestuoso en su ejecución, ya que son los mismos ángeles los que primeramente dicen "Gloria a Dios en el cielo y en la Tierra Paz a los hombres que ama el Señor" enseguida se agregan nuestras voces, "..por tu inmensa gloria", etc.

El Gloria no se canta en los tiempos de Adviento y Cuaresma.

Salmo responsorial

Artículo principal: Salmo responsorial
Véase también: Salmos

El salmo es una meditación de la Palabra recién escuchada, un volver a pensar en lo mismo, pero en estilo poético y lírico. Salmodiar es cantar "Palabra Divina." Cuando Dios nos habla, no podemos quedarnos pasivos, acogemos el mensaje y damos una respuesta. Los salmos fueron compuestos para cantarse.

Aclamación del Aleluya

Se cantara justo al terminar la segunda lectura si es Domingo, o despues del Salmo responsorial si es misa entre semana (entre semana no se lee la segunda lectura que se extrae del nuevo testamento) El Aleluya se canta como un canto de preparacion antes de la lectura del Evangelio. No se canta en Cuaresema y se sustituye por un canto que diga: "Honor y Gloria a ti Señor Jesus" mientras tanto.

Despues de la lectura del Evangelio y la respectiva Homilia, algunas Iglesias acostumbran cantar un pedazo del Aleluya, o cantos como "Oigo tu palabra", etc. Nosotros no lo hacemos asi, aunque entiendo fue nuestro querido Papa Juan pablo II quien lo dispuso de esa manera.

  • El “Aleluya” es un canto de toda la asamblea acompañado de un versículo introductorio al Evangelio.
  • Es el canto con el cual los fieles se disponen, de una manera solemne, festiva y jubilosa, a encontrarse fuertemente con el Señor por medio de su Evangelio.

Criterios para el Aleluya

  • Este canto debe ser festivo (sin descuidar su carácter solemne), y debe invitar a todos, sin excepción, a entonarlo con alegría.
  • Se canta completo: Aleluya y antífona. Si no se canta, puede omitirse. Ordenación General del Misal Romano
  • En tiempo de Cuaresma se sustituye por otra aclamación: “Honor y Gloria a Ti, Señor Jesús.”

Aclamación al Evangelio

  • Se puede cantar una aclamación al Evangelio. Esto le da tiempo al sacerdote para guardar el evangelario antes de la homilía y a que la gente se pueda sentar con calma.

Presentación de dones

Artículo principal: Presentación de dones
El pan y el vino

En Misas de domingo, seguirá el Credo y despues la Oración Universal y peticiones, despues el canto de preparación de los Dones.

En Misas de entre semana, inmediatamente despues de la Homilia y a menos que el Sacerdote no disponga otra cosa se cantara el "Canto de Presentación" o "preparación de los dones", también conocido como las ofrendas u Ofertorio, este último término en desuso actualmente.

Es importante observar que tan pronto como el Sacerdote termine de lavarse las manos, el canto deberá terminar de cantarse para continuar el ritual litúrgico, no hacer esperar al sacerdote.

  • En la presentación de los dones, ofrecemos a Dios el pan y el vino que el Espíritu Santo convertirá en el Cuerpo y la Sangre del Señor.
  • Junto a éstos van nuestro trabajo y nuestro esfuerzo, vamos nosotros mismos.
  • Enfatizamos el aspecto entrega, o bien la alegría de sabernos hermanos reunidos en torno a Cristo.
  • Puede ser un himno que prolongue el contenido entregado por Dios en la Palabra o el que se está viviendo en determinado tiempo litúrgico.
  • Cuidarse de los cantos contradictorios.
    • Ej. “Nada tengo que ofrecerte”... Etc.
  • No se deben utilizar cantos de petición.

Santo

Artículo principal: Santo

Previo a la Eucaristia, llega el momento de cantar el Santo, este es el canto mas importante durante la ceremonia, es de los llamados cantos "obligatorios", no opcionales. El Santo es un canto de corte solemne mas no por ello triste.

  • Es un canto de bendición y alabanza de toda la creación a su Dios creador. Es una aclamación con la que TODA la Asamblea, uniéndose a las potestades celestiales, canta la Santidad de Dios.
  • Es la culminación de la acción de gracias expresada en el Prefacio, que se centra en el regalo más grande que Dios Padre nos ha entregado: Cristo.
  • No es un canto del ministerio, es de la Asamblea, por lo que debe ser accesible a todos y no sólo a los cantores.
  • Debe respetarse al máximo el texto propio de esta aclamación para que cumpla la finalidad que tiene.
  • Siempre se debe cantar.

Aclamación Eucarística (Anamnesis)

  • Se debe cantar siempre.
  • Formas oficiales:
    • Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, ven Senior Jesus (Recomendamos el de Carisma Verde)
    • Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este caliz, anunciamos tu muerte Señor hasta que vuelvas.
    • Por tu cruz y resurrección nos has salvado Señor.

El gran Amén

Es el Amén de la Oración Eucarística: "Por Cristo, con Él y en Él...", proclamada solamente por el Sacerdote. Aunque se haga cantada o rezada, el coro debe responder cantando, junto a toda la asamblea.

  • Siempre se debe cantar.
  • Este es el verdadero ofertorio: ¡Cristo es elevado al Padre como ofrenda viva una vez más! La Divina Ofrenda que se entrega por la salvación de los hombres.
  • Con el amén afirmamos que estamos de acuerdo, que así es, y se reconoce en ese Cuerpo y Sangre elevadas, al único Salvador.

Padre Nuestro

Artículo principal: Padre Nuestro

Este canto es opcional, algunos sacerdotes solo lo permiten por gustarle a la comunidad cantarlo, pero cantarlo es opcional, no asi su recitación o lectura.

  • El Padre Nuestro es uno de los más grandes tesoros de la Iglesia primitiva.
  • Debe ser nuestra perla más preciada y no adulterarlo, ni manipularlo.
  • No tiene que ser cantado siempre, pero si se canta, debe ser con el corazón, sin prisa, meditando cada palabra que vamos pronunciando.
  • La comunidad debe saber perfectamente la melodía

Doxología del Padre Nuestro

Si se canta el Padre Nuestro es adecuado cantar las siguientes palabras también: ¡Tuyo es el Reino, tuyo el poder y la gloria por siempre Señor!

Saludo de la paz

El canto para el saludos de la paz es opcional (fue incluido popularmente por ello no esta contemplado en la liturgia). Si el sacerdote baja a dar la paz al pueblo, sería bueno tener un cántico para ese momento. Suele ser alegre, que transmite el mensaje de paz. Es importante observar que durante el saludo de la paz no se canta el Cordero y que el cántico de la paz no es más importante que el Cordero ni lo sustituye.

Cordero de Dios

De cantarse algun canto durante la Paz, inmediatamente despues se entonara el Cordero de Dios( de cantarse ), con su formula ya muy conocida por todos nosotros: Ten piedad de Nostros ( 2 veces ) y Danos la Paz (una vez), algunas composiciones manejan letra adicional a esta formula .

El cuidado a tener en este canto es NO hacerlo durante la Paz, especialmente en caso de NO tenerse canto de Paz, sino cuando se haya terminado dicha etapa para presentar el sacerdote el cuerpo de Cristo.

  • Este canto acompaña el momento de la Fracción del Pan. Se comienza a cantar cuando ves al sacerdote tomar el pan para partirlo.
  • Nos recuerda al Cordero de la Pascua, al Banquete Pascual; es el Cordero degollado por nuestros pecados, el que quita el pecado del mundo. El Cordero Triunfante que venció a la muerte y que vive.
  • Ningún himno podrá reemplazar el Cordero de Dios.
  • Debe cantarlo toda la Asamblea.
  • Puede repetirse cuantas veces sea necesario para acompañar la Fracción del Pan (sobre todo en Concelebraciones).
  • Se concluirá con: “Danos la paz”.

Canto de Comunión

Artículo principal: Comunión
Sacerdote entregando la Sagrada Comunión

La mayoría de los cantos a utilizar en esta etapa son alabanzas, cuidando estas sean cantos comunitarios, y hablen en plural en la composición, aunque no siempre es posible por el material con que contamos lo coros parroquiales.

Muchas veces tratamos que el tema central de la composicion retome algunos de los aspectos escuchados en las lecturas o el Evangelio, no necesariamente debe ser asi, los cantos no son para reforzar las lecturas, ademas de que dificilmente contaremos con un repertorio tal que podamos utilizar un canto diferente en cada misa.

  • La comunión es la culminación natural de toda la Misa, por lo cual toda la Asamblea deberá participar.
  • Se hace una procesión que manifiesta el ir al encuentro con Cristo.
  • La procesión se acompaña con la unidad de las voces que cantan.
  • El canto deberá expresar la alegría del corazón que va a recibir a Cristo, la relación tan grande y tan íntima con el Señor, la relación de unidad de todos los que comen juntos el mismo Pan.
  • El himno debe comenzarse cuando el Sacerdote comulga y continuar hasta que termine el último de los fieles.
  • Cuando se ha terminado la distribución de la comunión, el Sacerdote y los fieles pueden orar en silencio. O si se prefiere, se puede cantar, siempre y cuando sea una participación de toda la Asamblea.
  • El Ministerio debe participar no sólo en sus labores propias de su ministerio, sino que, como parte de la Asamblea, debe participar de la Sagrada Comunión.

Rito de Salida

La salida no es parte de la acción litúrgica. La frase "Pueden ir en Paz" es la última fórmula de la Celebración. Por lo tanto:

  • Es opcional. La salida puede ser en silencio.
  • Si se canta, debe procurarse que sea un canto de Acción de Gracias o de Alabanza, que realmente "acompañe" la salida de la Asamblea.
  • Los músicos son libres de planificar y escoger la música que proporcione una terminación adecuada a la misa.
    • Cantar a la Virgen es quizas el canto más recurrido en esta última etapa de la ceremonia.
    • Se pueden cantar himnos de evangelización.

Véase también

Referencias

Herramientas personales