Señor ten piedad

De la Enciclopedia Cecilia

Saltar a: navegación, buscar

El Señor ten piedad, también conocido como Kyrie, es uno de los Cantos del Ordinario de la Misa. Forma parte de los ritos iniciales y se incluye en la Santa Misa después del Rito Penitencial.

"Es un canto con el que los fieles aclaman al Señor y piden su misericordia, regularmente habrán de hacerlo todos, es decir, tomarán parte en él, el pueblo y los cantores" (OGMR 30).


Texto del Señor ten piedad

Consiste en tres frases:

Señor Ten Piedad
Cristo Ten Piedad
Señor Ten Piedad

Anteriormente, se decía o cantaba cada línea tres veces, esto con un sentido trinitario. Actualmente se hace (por lo general) dos veces, y ha retomando su sentido cristológico. Usualmente el celebrante o el cantor ejecutan el verso y el pueblo lo repite.

Cuando la Santa Misa se celebraba en latín, esta aclamación se cantaba en griego y así ha permanecido hasta nuestros días. El texto que se utiliza es:

Kyrie eleison
Christe eleison
Kyrie eleison

Historia

El Kyrie formaba parte de la Santa Misa desde la antigüedad. En el canto gregoriano era uno de los textos con mayor cantidad de melodías.

Históricamente el Kyrie eleison parece provenir de las oraciones de los fieles. Estas desaparecieron de la misa quedando la respuesta litánica del pueblo: Kyrie Eleison, que se trasladó al comienzo de la misa. Las más antiguas melodías de los Kyries muestran su carácter de letanía. Más tarde, estas melodías antiguas, más sencillas, se fueron enriqueciendo y adornando con abundantes melismas. Cantar una sola sílaba con muchas notas era familiar a los pueblos latinos, en cambio, a los pueblos nórdicos (del norte europeo) les resulta desagradable.

Lo más común en cantarlo dos veces cada verso:

• Señor ten piedad (2)
• Cristo ten piedad (2)
• Señor ten piedad (2)


Sugerencias prácticas

Dado que el Señor ten piedad cuenta con un gran número de melodías distintas, existe la posibilidad de buscar versiones con características adecuadas para la asamblea y el tiempo litúrgico. Se recomienda:

  • Respetar el texto litúrgico
  • No utilizar melodías que puedan representar dificultades para que las cante el pueblo.
  • Puesto que muchas versiones tienen el texto "ten piedad de nosotros", en vez de "Señor ten piedad" conviene no cantarlas ya que no corresponden al texto litúrgico oficial.
  • Hay que notar que la IGMR considera que el Kyrie es ante todo una aclamación antes que una imploración. Por esto, en el caso de la primera y segunda forma del acto penitencial que no son aclamatorias, se canta el Kyrie después de la preparación penitencial. Es preferible escoger un Kyrie bastante breve, que mantenga el carácter invocatorio de este canto.
  • Cantarlo en griego (Kyrie), como lo propone el Misal, recordará que el griego es la lengua materna de la Iglesia; estas palabras no son más difíciles de comprender que el hebreo del Amén o el Aleluya.
  • Es, ante todo, una aclamación confiada a Cristo, el Señor. Aunque incluye súplica de piedad, es también una alabanza, un homenaje a Cristo, vencedor del pecado y de la muerte, que viene a sanar los corazones afligidos y a llamar a los pecadores.
  • Y en algunas ocasiones puede alternarse el canto con los tropos (frases que amplían el canto intercalándose en su melodía, como en la tercera fórmula del acto penitencial) IGMR30
Herramientas personales