Veni Creator Spiritus

De la Enciclopedia Cecilia

Saltar a: navegación, buscar
Pentecostés
Veni Creator Spiritus es un cántico eclesial que invoca la presencia del Espíritu Santo. El Breviario Romano asigna este himno a las Vísperas (I y II) y a la Tercia de Pentecostés y en toda su octava. La Iglesia también lo canta en funciones solemnes tales como la elección de Papas, la consagración de obispos, la ordenación de sacerdotes, la dedicación de iglesias, la celebración de sínodos o concilios, la coronación de reyes, etc. También se canta en ceremonias más privadas que acompañan la apertura y el cierre del año académico en instituciones de enseñanza.

El himno a sido atribuido con buenas evidencia a Rabano Mauro (Rabanus Maurus, 780-856), quien fuera abad de Fulda y arzobispo de Maguncia. El himno también ha sido atribuido a San Ambrosio y a San Gregorio Magno, pero sin evidencia real para una u otra atribución.

En el Concilio celebrado en Reims en 1049, que presidió el Papa León IX, se cantó al comienzo de la tercera sesión en lugar del antífona ordinaria, “Exaudi nos, Domine”.

Los fieles debidamente preparados reciben una indulgencia plenaria si lo recitan públicamente el primer día del año o el día de Pentecostés.[1] [2]

Contenido

Lírica

Latin

Veni, Creator Spiritus
mentes tuorum visita
Imple superna gratia quae
tu creasti pectora.

Qui Paraclitus diceris,
donum Dei Altissimi,
fons vivus, ignis, caritas,
et spiritalis unctio.

Tu septiformis munere,
dexterae paternae digitus,
tu rite promissum Patris,
sermone ditans guttura.

Accende lumen sensibus,
infunde amorem cordibus,
infirma nostri corporis,
virtute firmans perpeti.

Hostem repellas longius,
pacemque dones protinus,
ductore sic te praevio,
vitemus omne noxium.

Per te sciamus da Patrem,
noscamus atque Filium,
teque utriusque Spiritum
credamus omni tempore.

Deo Patri sit gloria,
et Filio qui a mortuis surrexit,
ac Paraclito in saeculorum saecula.
Amen.

Español

Ven Espíritu creador;
visita las almas de tus fieles.
Llena de la divina gracia los corazones
que Tú mismo has creado.

Tú eres nuestro consuelo,
don de Dios altísimo,
fuente viva, fuego, caridad
y espiritual unción.

Tú derramas sobre nosotros los siete dones;
Tú el dedo de la mano de Dios,
Tú el prometido del Padre,
pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.

Enciende con tu luz nuestros sentidos,
infunde tu amor en nuestros corazones
y con tu perpetuo auxilio,
fortalece nuestra frágil carne.

Aleja de nosotros al enemigo,
danos pronto tu paz,
siendo Tú mismo nuestro guía
evitaremos todo lo que es nocivo.

Por Ti conozcamos al Padre
y también al Hijo y que en Ti,
que eres el Espíritu de ambos,
creamos en todo tiempo.

Gloria a Dios Padre
y al Hijo que resucitó de entre los muertos,
y al Espíritu Consolador, por los siglos de los siglos.
Amén.

Recursos

Conoce más de Veni Creator Spiritus
visitando las siguientes páginas

Partituras

Formatos

Notas

  1. http://es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?consecutivo=83&capitulo=6676
  2. http://www.regnumchristi.org/espanol/articulos/articulo.phtml?rc=se-13_ca-29_te-18_id-1152

Referencias

Herramientas personales